Corblock Calidad Concreta

Noticias

Importancia del confinamiento lateral en el pavimento de adoquines

Importancia del rol que cumple el confinamiento lateral en el pavimento de adoquines
COMPARTIR

Los adoquines requieren de elementos de confinamiento lateral para evitar su desplazamiento cuando estén sometidos a cargas, además de impedir la apertura de juntas y la dispersión del manto de arena. Estos bordes de confinamiento conformarán una ¨caja de contención¨ para la arena y los adoquines.

Pueden utilizarse elementos prefabricados de hormigón, fabricados in-situ, o muros que delimiten el área a pavimentar. Se puede hablar de dos tipos de confinamiento: externo, que rodea el pavimento, e interno que rodea las estructuras que se encuentran dentro de éste.

Es indispensable construir el confinamiento antes de esparcir la capa de arena, para poder colocar ésta y los adoquines dentro de la ¨ caja ¨, cuyo fondo será la base compactada y sus paredes las estructuras de confinamiento.

Confinamiento externo: Está conformado, en general, por el cordón de un andén, un bordillo contra una zona verde o un cordón, a ras, contra otro tipo de pavimento. Como estos elementos están en contacto directo con las llantas de los vehículos, serán de hormigón de muy buena calidad y muy bien terminados.

Los bordillos vaciados en obra se hacen con formaleta, vibrados y bien acabados, nunca de mortero tirado como revoque. Tienen un espesor de 10 cm para tránsito peatonal, 15 cm para vehicular y 45 cm de profundidad, para que penetren 15 cm en la base. Si son prefabricados, necesitan un respaldo firme (andén) o un contrafuerte de hormigón.

Cuando se empalma un pavimento de adoquines con uno de otra clase y que tenga bordes irregulares se construye un cordón que marque el cambio de tipo de pavimento. Si el borde de las losas de hormigón está en buen estado, sirve como confinamiento.

Las siguientes fotografías muestran la ejecución de diferentes tipos de confinamientos:

1- Confinamientos Prefabricados

FOTOS

2- Confinamientos mixtos, construidos in-situ y prefabricados:

FOTOS

3- Confinamientos construidos in-situ

FOTOS

4- Muros perimetrales

FOTOS

Confinamiento interno: Parte del confinamiento interno son las estructuras que están dentro del pavimento (sumideros, cámaras de inspección, cunetas, etc.) Sus paredes serán de hormigón, prefabricadas o in situ, con un espesor de 15 cm para tránsito vehicular, 10 cm para peatonal y con oídos de ø1/2¨, cada 25 cm, a nivel de la capa de arena, si son de drenaje.

No hay que construir cordones transversales de confinamiento para los adoquines cada cierta distancia, por temor a que se corran. Se pueden construir cuando haya cambios fuertes de la pendiente de la vía. Si ésta tiene más del 8 %, se confina al comenzar y terminar cada cuadra, en calles, y cada 100 m, en carreteras. Estos cordones transversales de confinamiento serán de hormigón, prefabricados o in situ, de 15 cm de espesor y de 30 cm de profundidad, para que penetren 15 cm en la base. Si son in situ tendrán como refuerzo una varilla continua de ø1¨.

Cuando se construye el pavimento de adoquines por calles vecinas, se debe construir un cordón longitudinal de confinamiento, similar a los transversales, o uno provisorio conformado por una sección de madera de 8 cm x 8 cm., clavada en la base con varillas de refuerzo de ø1/2¨, de cm de largo, cada 40 cm.

FOTO